Melocotón

3.10/Kg

El melocotón es una fruta de pulpa suave y jugosa que pertenece a la familia de las Rosáceas.

Hay existencias

Kg

Descripción

El melocotón es una fruta de pulpa suave y jugosa que pertenece a la familia de las Rosáceas. Su nombre científico es Prunus persica y se caracteriza por su forma redondeada y piel aterciopelada que puede ser de diversos colores, como amarillo, anaranjado o rojizo. La pulpa del melocotón es dulce y tiene un sabor característico, con un ligero toque ácido. En su interior, posee un hueso central que contiene una semilla. Esta fruta es muy apreciada por su sabor delicioso y refrescante, y se consume tanto fresca como en diversas preparaciones culinarias, como mermeladas, jugos, postres y ensaladas. Además de su sabor, el melocotón es valorado por su contenido nutricional, ya que es una fuente de vitaminas A y C, así como de minerales como el potasio y el magnesio.

Valor Nutricional

El melocotón es una fruta nutritiva y saludable que ofrece una variedad de nutrientes beneficiosos para el organismo. A continuación se muestra el valor nutricional aproximado de 100 gramos de melocotón fresco:

  • Calorías: 39 kcal
  • Carbohidratos: 9,5 gramos
  • Azúcares: 8 gramos
  • Fibra: 1,5 gramos
  • Proteínas: 0,9 gramos
  • Grasas: 0,2 gramos
  • Grasas saturadas: 0 gramos
  • Vitamina A: 326 UI (Unidades Internacionales)
  • Vitamina C: 6,6 mg
  • Potasio: 190 mg
  • Magnesio: 9 mg

Conservación

  1. Selección: Elige melocotones que estén maduros pero firmes, evitando aquellos que presenten magulladuras, manchas o signos de deterioro.
  2. Almacenamiento: Si los melocotones están maduros, es preferible consumirlos lo antes posible. Si deseas almacenarlos, guárdalos a temperatura ambiente en un lugar fresco y seco durante 1-2 días. Evita almacenarlos en bolsas de plástico, ya que esto puede acelerar la maduración y causar deterioro.
  3. Refrigeración: Si deseas prolongar la vida útil de los melocotones, puedes refrigerarlos. Colócalos en la parte más baja de tu refrigerador, donde la temperatura es más estable. Sin embargo, ten en cuenta que el frío puede afectar la textura y el sabor de los melocotones, por lo que es recomendable consumirlos en un plazo de 3-5 días después de refrigerarlos.
  4. Manipulación adecuada: Evita apretar o golpear los melocotones, ya que pueden dañarse fácilmente. Trata de manejarlos con suavidad para evitar magulladuras.
  5. Congelación: Si deseas conservar melocotones por un período más prolongado, puedes optar por congelarlos. Para ello, pela y corta los melocotones en rodajas o trozos, luego colócalos en bolsas herméticas o recipientes adecuados para congelación. Etiqueta y fecha los envases y congélalos. Los melocotones congelados pueden conservarse hasta por 8-10 meses.