Albaricoque

3.50/Kg

El albaricoque, también conocido como damasco, es una fruta pequeña y redonda, similar a un durazno, pero más pequeña y de piel más suave. Su piel puede variar en color desde amarillo claro hasta un tono anaranjado brillante. La pulpa del albaricoque es jugosa, suave y de color amarillo o naranja intenso.

Hay existencias

Kg

Descripción

El albaricoque, también conocido como damasco, es una fruta pequeña y redonda, similar a un durazno, pero más pequeña y de piel más suave. Su piel puede variar en color desde amarillo claro hasta un tono anaranjado brillante. La pulpa del albaricoque es jugosa, suave y de color amarillo o naranja intenso.

Esta fruta es originaria de China y se cultiva en muchas regiones del mundo. Es apreciada por su sabor dulce y ligeramente ácido, que combina notas de melocotón y ciruela. Además de su delicioso sabor, el albaricoque es valorado por su contenido nutricional. Es una buena fuente de vitamina A, vitamina C, fibra y antioxidantes.

El albaricoque se puede consumir fresco, pero también se utiliza en diversas preparaciones culinarias. Se utiliza en la elaboración de mermeladas, jaleas, compotas y pasteles. También se puede secar para obtener orejones, una versión deshidratada y dulce de la fruta. Los albaricoques secos son muy populares como aperitivo o como ingrediente en platos salados y postres.

En resumen, el albaricoque es una fruta pequeña y jugosa, con un sabor dulce y ligeramente ácido. Es apreciada tanto por su sabor como por su valor nutricional, y se utiliza en una variedad de preparaciones culinarias.

Valor Nutricional

El albaricoque es una fruta con un valor nutricional bastante interesante. A continuación, te proporciono una descripción breve de su contenido nutricional por cada 100 gramos de albaricoques frescos:

  • Calorías: Aproximadamente 48 kcal.
  • Carbohidratos: Alrededor de 11 gramos, principalmente en forma de azúcares naturales.
  • Fibra: Contiene alrededor de 2 gramos de fibra, lo que contribuye a la salud digestiva.
  • Proteínas: Aporta cerca de 1 gramo de proteínas.
  • Grasas: Es baja en grasas, proporcionando menos de 1 gramo.
  • Vitamina A: Es una excelente fuente de vitamina A, aportando alrededor del 25% de la ingesta diaria recomendada. La vitamina A es esencial para la salud ocular, la piel y el sistema inmunológico.
  • Vitamina C: Proporciona alrededor del 20% de la ingesta diaria recomendada de vitamina C, un antioxidante que fortalece el sistema inmunológico y ayuda en la absorción de hierro.
  • Potasio: Contiene aproximadamente 280 mg de potasio, un mineral importante para el equilibrio de líquidos y la función muscular.
  • Calcio: Aporta cerca de 13 mg de calcio, que es esencial para la salud ósea y dental.
  • Hierro: Proporciona alrededor de 0,4 mg de hierro, un mineral necesario para la producción de hemoglobina y el transporte de oxígeno en el cuerpo.

Conservacion

  1. Almacenamiento: Guarda los albaricoques en el refrigerador, preferiblemente en un recipiente o bolsa de plástico perforada para permitir la circulación de aire. Esto ayudará a mantener su frescura y prevenir la acumulación de humedad.
  2. Madurez: Si los albaricoques aún no están maduros, déjalos a temperatura ambiente hasta que alcancen la madurez deseada. Una vez que estén maduros, colócalos en el refrigerador para ralentizar su proceso de maduración y mantener su sabor y textura óptimos.
  3. Lavar antes de consumir: Antes de comer los albaricoques, lávalos suavemente con agua para eliminar cualquier suciedad o residuo. Esto es especialmente importante si planeas comer la piel.
  4. Congelación: Si tienes una gran cantidad de albaricoques y no puedes consumirlos a tiempo, puedes optar por congelarlos. Lávalos, córtalos por la mitad y retira el hueso. Coloca los albaricoques en una bandeja para congelar, asegurándote de que estén separados, y luego transfiérelos a una bolsa de congelación. Pueden conservarse en el congelador hasta por varios meses.
  5. Conservas: Otra opción es preparar conservas de albaricoques. Puedes cocinarlos con azúcar y almacenarlos en frascos esterilizados. Sigue las instrucciones adecuadas para enlatar y sellar los frascos de manera segura.