Logo EcoHuerta Los Tamayos

Albahaca

/Unid (1 Unid ≈ 200 g)

La albahaca es una hierba aromática popular utilizada en la cocina y la medicina tradicional. Sus hojas son de color verde brillante, ovaladas y ligeramente puntiagudas, y tienen un aroma dulce y picante característico. Es originaria de la región tropical de Asia, pero ahora se cultiva en todo el mundo.

Descripción

La albahaca es una hierba aromática popular utilizada en la cocina y la medicina tradicional. Sus hojas son de color verde brillante, ovaladas y ligeramente puntiagudas, y tienen un aroma dulce y picante característico. Es originaria de la región tropical de Asia, pero ahora se cultiva en todo el mundo.

La albahaca se ha utilizado durante siglos en diversas culturas por sus propiedades medicinales. Se cree que tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antimicrobianas. Además, se utiliza en la cocina como condimento para realzar el sabor de platos como ensaladas, salsas, sopas, pastas y pizzas.

Esta hierba también es apreciada por su aroma relajante, lo que la convierte en un ingrediente común en aceites esenciales y productos de aromaterapia. Además, la albahaca es fácil de cultivar en casa, lo que la convierte en una opción popular para los jardineros aficionados y los amantes de la cocina fresca y casera.

Valor Nutricional

La albahaca es una hierba aromática que, si bien es baja en calorías, contiene una variedad de nutrientes beneficiosos en cantidades modestas. A continuación se muestra un resumen del valor nutricional de la albahaca por cada 100 gramos de hojas frescas:

  • Calorías: 23
  • Carbohidratos: 2.7 gramos
  • Proteínas: 3.2 gramos
  • Grasas: 0.6 gramos
  • Fibra: 1.6 gramos

Conservación

  1. Almacenamiento en agua: Coloca los tallos de albahaca en un vaso o frasco con agua, como si fueran flores. Cubre las hojas con una bolsa de plástico suelta y guárdala en el refrigerador. Cambia el agua cada dos días para mantener la albahaca fresca.
  2. Envoltura en papel húmedo: Envuelve las hojas de albahaca en papel de cocina o un paño húmedo y colócalas en una bolsa de plástico perforada. Almacena la bolsa en el refrigerador y asegúrate de mantener el paño o papel húmedo para evitar que se sequen.
  3. Congelación: Para conservar la albahaca por un período más largo, puedes congelarla. Lava y seca bien las hojas, luego pícalas finamente o tritúralas en un procesador de alimentos. Coloca la albahaca en cubiteras de hielo y cubre con agua o aceite de oliva. Una vez congeladas, transfiere los cubos a una bolsa de congelación para su almacenamiento a largo plazo en el congelador.
  4. Secado: Otro método de conservación es secar la albahaca. Ata los tallos de albahaca en un manojo y cuélgalos boca abajo en un lugar seco y bien ventilado. Una vez que las hojas estén secas y crujientes, retíralas del tallo y guárdalas en un recipiente hermético en un lugar fresco y oscuro.